Levántense Hijos del Sol, Seres Angélicos Alados, Guerreros del Arco Iris y otros Seres Luminosos!

Muchas de las situaciones incomodas que se presentan en nuestras vidas tienen su origen en nuestra percepción espacio temporal de nosotros mismos. Es decir, con el momento en el tiempo y el espacio con el cual nos identificamos. Físicamente nos encontramos en el presente, pero mental y emocionalmente ¿Dónde nos encontramos?.

¿Experimenta usted estrés en su vida?, ¿Se preocupa usted tanto por el futuro que su presente se reduce a un simple medio de llegar allá?. El estrés es causado principalmente por estar aquí deseando estar allá, o lo que es lo mismo, estar en el presente, pero deseando estar en el futuro.

La consecuencia natural de pretender "estar" en el futuro cuando se existe en el presente, es una tensión interna que sentimos intenta separarnos. Y no podía ser de otra manera, pues energéticamente estamos proyectando nuestra energía hacía el futuro, cuando la necesitamos "aquí y ahora" para vivir nuestra vida plenamente.

¿Cómo saber si no estamos viviendo el momento presente plenamente?, sencillo, observemos nuestros pensamientos y sentimientos en este momento, y en todo momento.

Soltar el Pasado

Observe sus procesos mentales, y trate de establecer si sus pensamientos le hacen sentir culpable, orgulloso, resentimiento, angustia, rabia, odio, arrepentimiento, frustración, o auto compasión. Si logra identificar alguno de esos procesos, no solo está reforzando una falsa percepción de si mismo, pero además está acelerando el proceso de envejecimiento de su organismo, al permitir que una acumulación de emociones pasadas sobrecargue su sistema nervioso.

El pasado no es necesario, refiérase a él solo si es absolutamente relevante a su momento presente. Sienta el poder del momento presente al experimentar la totalidad de su Ser. Sienta su presencia.

¿Se preocupa usted?, ¿Se sorprende a si mismo con pensamientos que comienzan por "Si hubiera...."?. En ese caso está usted usando su mente para proyectarse a un futuro imaginario que no tiene manera de saber si alguna vez experimentará. Y por supuesto no hay manera de afrontar esa situación porque simplemente ¡No Existe!, no es más que una creación mental.

Pero, ¿Puede usted realmente pre-ocuparse?. Contrario a lo que pudiera pensar No puede. Una vez llegado el momento puede ocuparse, pero pre-ocuparse, ocuparse antes de tiempo, simplemente no es posible.

Y en cuanto a las frases que comienzan por "Si hubiera...", hubiera es la conjugación verbal más inútil de nuestro lenguaje. Es muy parecida, en sus efectos, a "pre-ocuparse", solo que esta vez la conexión está en el pasado. Cuando fue el momento tuvimos la oportunidad de ocuparnos, una vez pasado ese momento ya no hay "hubiera" que valga.

Las personas que incurren en estas practicas por lo general tienden a desarrollar y arrastrar sentimientos de culpa por el pasado, y de miedo, angustia y ansiedad por el futuro. Y, ¿Cuál cree usted que es el resultado?. Como consecuencia dejan pasar el momento presente, por no estar conectados con el aquí y ahora.

Lamentablemente una vida entera puede transcurrir de esa manera, y afortunadamente también hay maneras muy sencillas de superar ese estado.

Respirar Conscientemente

Una de las técnicas más sencillas para conectarnos con el presente se basa en tomar consciencia de nuestra respiración. De sentir como el aire entra y sale de nuestros pulmones, naturalmente, sin interferir con su flujo, como testigos silenciosos de ese proceso. Sentir como ese aliento energiza todo nuestro Ser.

Lo único que realmente necesita afrontar un ser humano en cualquier etapa de su vida real, contrario a lo que la mente con sus proyecciones imaginarias nos pueda hacer pensar, es este momento presente.

Pregúntese a si mismo ¿Qué problema existe aquí y ahora, en este mismo instante?, no el año próximo, o mañana, ni siquiera en los próximos cinco minutos. ¿Hay algo que no funcione en este instante?.

Luego de tomar consciencia de nuestra respiración y conectarnos con el presente, podemos sorprendernos al sentirnos extrañados ante las anteriores preguntas, pues naturalmente fluirá un no como respuesta.

Siempre se puede afrontar y resolver cualquier situación en el presente, pero el pasado quedó atrás, y el futuro aun no ha llegado. Al reconocer esto, automáticamente reconocemos también, como es natural, que ni siquiera tenemos que pensar en ocuparnos de otro momento que el presente, y comenzamos a vivir conscientemente cada instante de nuestra existencia.

A partir de ese momento las respuestas, la fortaleza, las acciones, los recursos, etc. estarán allí en el momento justo en que los necesitemos, no antes ni después, pero en el instante preciso en que formen parte de nuestro presente.

Dejar de Esperar

Si le agrada lo expuesto anteriormente esa vida puede ser suya en este mismo instante, solo tiene que dejar de esperar por ella. La realidad es que esa vida siempre ha existido para usted, siempre ha formado parte de usted. El único detalle es que en vez de reconocerla y aceptarla, usted ha preferido sentarse a esperar que llegue.

Esperar es un estado mental. Básicamente este estado refleja que usted quiere el futuro, y no el presente. Que usted no quiere lo que tiene, pero si quiere lo que no tiene. Rechaza lo que ha creado, y desea lo que aun no alcanza.

Este estado mental de espera, inconscientemente crea conflictos internos entre su aquí y ahora donde no quiere estar, y el futuro que ha imaginado y proyectado en su mente que es donde quiere estar. Esto influye adversamente en su calidad de vida, pues como resultado deja escapar el presente, que es el único instante en el que puede hacer realidad sus sueños.

Un ejemplo muy común es esperar por la prosperidad. La prosperidad no puede llegar en el futuro. Cuando le hacemos honor a nuestra realidad presente reconociéndola y aceptándola completamente, lo que somos, donde estamos, y lo que hacemos en este instante; aceptamos totalmente lo que tenemos, y de esa manera pasamos a ser agradecido por lo que tenemos, agradecidos por lo que somos, y agradecidos por lo que hay.

El agradecimiento por el momento presente, y por la plenitud de la vida aquí y ahora es la verdadera prosperidad. En el presente, aquí y ahora, en este preciso instante. Al poco tiempo, esa prosperidad comenzará a manifestarse en cada aspecto de su vida

La próxima vez que se sorprenda a si mismo en un estado mental de espera, tome consciencia de su respiración, y conéctese nuevamente con el presente. Permítase ser y disfrute siendo. Si usted está presente, no tendrá necesidad de esperar por nada.

Un detalle que contribuye a mantenernos conectados con nuestro presente, es mantenernos alertas de nuestros hábitos, especialmente aquellos que nos niegan el momento presente, como por ejemplo el descontento.

A medida que nos mantenemos alertas y conscientes de nuestros estados mentales y emocionales, es cada vez más sencillo percibir cuando nos estamos conectando con el pasado o el futuro, o lo que es lo mismo, el inconsciente, y eso nos permite despertar del sueño del tiempo y reconectarnos con el momento presente para vivirlo plenamente.

El descontento proviene de una falsa identificación de nuestro ser con una realidad que solo existe en nuestra mente. Y a medida que constantemente vivamos plena y conscientemente en el presente, le estaremos dando permiso a la plenitud de manifestarse en nuestra vida.

El Poder del Ahora

El poder de obrar, de crear, y de hacer realidad nuestros sueños se encuentra en el momento presente. En la medida que nos conectamos conscientemente y permanecemos en el presente, nos conectamos con ese poder, desde el cual podemos manifestar la más maravillosa realidad que seamos capaces de imaginar.

Préstele atención al presente, tome consciencia de sus pensamientos, sentimientos, palabras, y acciones, de sus reacciones, de sus humores y sus deseos a medida que ocurren en el presente. Conviértase en un observador silencioso de si mismo, obsérvese sin emitir juicio alguno, pero aceptándose tal como es.

Mientras más atención le presta al presente, más lo energiza, y más fácil es permanecer conectado y viviendo en el momento presente, empleando el poder del ahora para expresar la plenitud de nuestro ser.

¡Que Disfrute Su Presente!

Vistas: 9

Etiquetas: EL, PRESENTE, VIVIR

Comentario

¡Tienes que ser miembro de SINCRO-DESTINO para agregar comentarios!

Únete a SINCRO-DESTINO

© 2014   Creada por ROBERTO TREVILLA BAZ.   Con tecnología de

Insignias  |  Informar un problema  |  Términos de servicio

//replace the old header with the new one headerElement.innerHTML = newHeaderHtml; //change the id as a simple way to remove all css attached to it headerElement.id = 'newheader';
Estadisticas web google3ea8999e560a6e67.html