1. EL MANDALA EN ORIENTE Y OCCIDENTE La definición literal de la palabra sánscrita mandala es círculo, en Tíbet también se traduce por centro o lo que rodea. Se trata de dibujos que pueden ser realizados tanto en papel o tela, como con arena de colores. En algunas ocasiones también se realizan volumétricamente (con bronce o arcilla). Se utilizan en complejos rituales de diferentes culturas y regiones orientales, en el hinduismo, el tantrismo, el budismo, el lamaísmo tibetano, etc. Su principal objetivo es fomentar la concentración de la energía en un solo punto durante la meditación.

El mandala funciona como símbolo, recoge en una imagen más o menos compleja un gran conocimiento que puede ser descifrado por el shadaka (discípulo).

Los mandalas tradicionales, los grandes mandalas de la tradición hindú, suelen ser imágenes enormemente complejas, que incluyen letras sánscritas formando mantrams y dibujos de devatas (deidades) que se quieran asimilar. A veces parecen laberintos auténticos. El denominador común es el círculo (unos o varios) que rodea un núcleo interno, además puede ir acompañado de otras figuras geométricas como el cuadrado o el triángulo.

Según Mircea Eliade, el mandala es "a la vez una imagen del Universo y una teofanía".

"El anillo externo del mandala consiste en una "barrera de fuego", que por una parte prohibe el acceso a los que no son iniciados, pero por otra, simboliza el conocimiento metafísico que "quema la ignorancia". Enseguida viene un "anillo de diamante"; ahora bien, el diamante es el símbolo de una conciencia suprema, la boddhi, la iluminación. Inmediatamente dentro del anillo de diamante está inscrito un círculo alrededor del cual están representados ocho cementerios, que simbolizan los ocho aspectos de la conciencia desintegrada; el motivo iconográfico de los cementerios se observa sobre todo en los mandala dedicados a las deidades aterradoras. Sigue después el anillo de hojas, que simboliza el renacimiento espiritual. En el centro de este último círculo se encuentra el mandala propiamente dicho, también llamado palacio (vimana), es decir, el lugar en que se disponen las imágenes de los dioses."

El Yantra es una clase de mandala empleada por el tantrismo y cuyas imágenes son exclusivamente geométricas (el círculo representa la unidad, un punto, el todo, el cuadrado, lo terrestre y material, el triángulo, principios masculino y femenino); ya no utilizan a las deidades en su forma completa sino sólo representan su esencia. Por ejemplo, para representar a la diosa madre (la Shakti) se utiliza un triángulo rojo con la punta hacia abajo, es el símbolo de su femineidad; más aún, simboliza una parte de la diosa (la vulva) que es su esencia, el principio femenino. Shiva, que es su pareja, se representa con un triángulo blanco con la punta hacia arriba. Cuando se representa su unión el resultado es una estrella de seis puntas (como la estrella de David). Estas imágenes triangulares se ven habitualmente rodeadas por el círculo que las sacraliza y realza.


Hasta aquí lo concerniente al mandala desde un punto de vista clásico, si es que puede utilizarse la palabra en este caso. Después, personas pertenecientes a culturas que no son la hindú o la tibetana han observado desde fuera el concepto que acabamos de describir y sobre todo las imágenes, y se han dado cuenta de que el mandala ha sido utilizado, con otros nombres quizás, en otras muchas culturas a lo largo de los tiempos.

En América, por ejemplo, tanto en el norte como en el sur pueden verse dibujos realizados en la tierra o sobre soportes más duraderos que a través de círculos. Otras imágenes geométricas representan la Creación y otros grandes misterios que inquietan a la humanidad desde los orígenes. Entre los indios de Norteamérica se utilizan estas imágenes para curar a los enfermos; en otras culturas como la Maya o la Azteca se hacía uso del disco solar y otras imágenes de base circular en las que se incluían otros símbolos más pequeños.

Así mismo en Europa se ha empleado el mandala en los edificios sagrados, catedrales góticas, por ejemplo, los rosetones que forman las vidrieras pueden considerarse mandalas geométricos. Anteriormente, incluso, se utilizaba la imagen del Cristo rodeado por los cuatro evangelistas (cuatro direcciones). Posteriormente, en el Renacimiento, comenzó a utilizarse la planta circular para las iglesias, incluso existe una teoría de que Roma fue proyectada con base circular y posteriormente dividida en cuatro cuadrantes por dos vías principales que se cruzaban en el centro.

En la actualidad se ha reconocido el mandala en el propio diseño de la naturaleza, se ha extendido su contemplación desde creaciones enormes (planetas, estrellas, sistemas enteros, galaxias), hasta realidades imposibles de ver a simple vista (células, átomos).

De este modo vemos que el mandala parece existir independientemente de una cultura en particular, incluso al margen de la cultura lo encontramos en el mundo natural.



2. INTERPRETACIÓN JUNGIANA DEL MANDALA

Jüng dice del mandala que señala el aspecto más vital de la vida: su completamiento definitivo. Así mismo dice que las cuatro orientaciones que aparecen en ciertos mandalas se relacionan con la necesidad humana de orientación psíquica. Relaciona esto con las cuatro funciones en que divide la conciencia humana: pensar, sentir, intuir, percibir.

En los yantra que representan la unión Shiva-Shakti, Jüng ve la unión de los opuestos, la integración, la unidad. Le interesa la tensión entre los polos, el dinamismo que esto supone, implica un proceso, la creación de algo, un llegar a ser. Asemeja esta unión al círculo mismo que para él es el completamiento de la psique o sí-mismo; también supone la iluminación o la perfección absoluta.

Jüng considera que el hombre moderno está desintegrado, separado de sí-mismo, por esto dice:

" Hoy día el símbolo geométrico del círculo ha vuelto a desempeñar un papel importante en la pintura. Pero con pocas excepciones, la modalidad tradicional de representación ha sufrido una transformación característica que se corresponde con el dilema de la existencia del hombre moderno. El círculo ya no es una figura de un solo significado que abarca todo un mundo y domina la pintura. A veces el artista lo quita de su posición dominante y lo reemplaza por un grupo de círculos negligentemente ordenados. A veces el plano del círculo es asimétrico."

"(...) El círculo es un símbolo de la psique. El cuadrado es un símbolo de materia terrenal, del cuerpo y de la realidad. En la mayoría del arte moderno, la conexión entre esas dos formas primarias es inexistente o libre y casual. Su superación es otra expresión simbólica del estado psíquico del hombre del siglo XX: su alma ha perdido las raíces y él está amenazado por la disociación. (...) Pero la frecuencia con que aparecen el cuadrado y el círculo no debe desdeñarse. (...) esas formas aparecen, a veces, como si fuesen gérmenes de un nuevo crecimiento".

Para Jüng el mandala es una forma arquetípica, de ahí que aparezca en diferentes culturas lejanas entre sí. Al mismo tiempo considera que la comprensión del arquetipo resulta curativa, con lo cual viene a ser lo mismo que meditar largamente sobre la imagen fijando la atención en ella, tal y como proponen las culturas orientales. Al parecer los mandalas más impresionantes son los que surgen directamente de la imaginación sin que haya un pensamiento o propósito preconcebido. Se utilizan para restablecer el orden perdido con anterioridad y especialmente con un propósito creador, dar a la luz algo nuevo que no existía antes; ambos propósitos se complementan.



3. ROBERT SMITHSON

El Land Art ha sido un movimiento artístico surgido en los años 60 y que vino a dar una respuesta al excesivo y a menudo despiadado mercado del arte. Las obras pertenecientes a este movimiento son efímeras en la mayoría de los casos, los elementos y el tiempo se encargan de destruirlas. Lo único que queda de ellas suelen ser las fotografías tomadas durante su creación y una película en todo caso. No suelen exponerse en galerías, a menos que estén especialmente concebidas (las obras) para ello. A menudo es preciso desplazarse a algún lugar remoto y poco accesible (como se verá con Spiral Jetty) para contemplar sus evoluciones, como si de una peregrinación a un lugar sagrado se tratase.

Smithson fue un hombre de formación muy extensa y variada, estaba fascinado por la geología y las culturas antiguas, en especial por los clásicos griegos. Le interesaba también la fotografía, y aplicó todo ello a lo largo de su vida de artista que terminó trágicamente en un accidente aéreo.

La mayor parte de sus obras son de grandes dimensiones y es preciso utilizar la vista aérea para contemplarlas. En Spiral Jetty, su obra más emblemática, dice Smithson que dependiendo del ángulo bajo el que se la mire, la escala resulta diferente. Por cómo habla de su ejecución, la elección del lugar, la preparación minuciosa antes de comenzar, etc., recuerda la búsqueda de un lugar sagrado para crear algo sagrado:

"Aunque ese emplazamiento era interesante, el agua carecía de la coloración roja que yo buscaba, por lo que continuamos nuestra búsqueda."

Así mismo, la idea de la obra que quería crear no era nada concreto en un principio, él buscaba el lugar, el espacio preciso, y sabía que una vez allí las ideas fluirían sin esfuerzo:

"En ese momento no estaba seguro de qué forma adoptaría mi obra de arte (...) Mientras contemplaba el emplazamiento, éste reverberaba hacia los horizontes para sugerir un ciclón inmóvil, mientras que la luz parpadeante hacía que el paisaje entero pareciera temblar. Un terremoto latente se extendió por la quietud palpitante, por una sensación de rotación sin movimiento. Este lugar era un rotativo que se encerraba en una redondez inmensa. De ese espacio giratorio surgió la posibilidad de Spiral Jetty. Ninguna idea, ningún concepto, ningún sistema, ninguna estructura, ninguna abstracción podía mantenerse unida a otra en la realidad de esa evidencia. Mi dialéctica del site y non site giró hacia un estado indeterminado, donde lo sólido y lo líquido se perdían el uno en el otro".

Anteriormente se comentó que los mandala podían surgir en un momento propicio de la imaginación. Resulta impresionante la fascinación con que Smithson habla del lugar y las sensaciones e ideas que evoca en él. Parece en verdad estar meditando profundamente en un espacio y tiempo concretos. Quizás Smithson ignorase las técnicas que se emplean en Oriente para elevar el estado de conciencia, pero me atrevería a decir que intuitivamente estaba siguiendo pautas similares.

La espiral es sin duda un mandala, hay yantras en los que aparece, es símbolo de movimiento evolutivo e involutivo, (tal y como construye Smithson la suya parece involutivo, una especie de retorno a sí mismo) es centro y es expansión, es movimiento y quietud. Según se la recorra tiene sentidos opuestos y a la vez unidos en la misma imagen. Esto se puede relacionar con la dialéctica del site, non-site como él mismo indicó en sus escritos y que ocupa buena parte de su obra.

Site representa límites abiertos, una serie de puntos, coordenadas exteriores (ver orientación en el mandala), sustracción, certidumbre indeterminada, información dispersa, reflejo, borde, algún lugar (material), muchos; el non-site representa exactamente los valores opuestos (o complementarios) de los citados anteriormente:

Límites cerrados, una ordenación de materia, coordenadas interiores, adición, incertidumbre determinada, información contenida, espejo, centro, ningún lugar (abstracto), uno.

Esta misma dialéctica representa en sí misma el concepto de un yantra, ya comentado anteriormente, el de los dos triángulos expresando principios opuestos y a la vez complementarios, o también el mandala chino llamado tai chi (el yin y el yang), es otra versión de lo mismo.

Smithson es muy dado a hablar con aforismos (ver R. S. Slideworks Ed. Giuglielmo Bargellesi – Severi Carlo Frua, 1997), en la obra que acabo de mencionar dice cosas como:

"Me interesa hacer un punto en un área determinada. Ese es el punto focal. Entonces se tiene una dialéctica entre el punto y el borde." (p. 39)

Todo mandala/yantra se organiza alrededor de un punto (bindu) y naturalmente existe un círculo que constituye el borde. En el mandala todas las partes se interrelacionan, existe una dialéctica entre el punto y el borde. (Ver bibliografía, Van Lysbeth, Tantra p. 187.)

Este análisis podría extenderse mucho más seguramente, si bien creo suficiente lo ya comentado para percibir relaciones y similitudes bastante evidentes entre los mandalas orientales y el arte de la tierra de Robert Smithson, aunque no consta de hecho que él hubiera viajado a la India o Tíbet ni que se hubiese interesado por este tipo de culturas.





4 RICHARD LONG

Richard Long desarrolla sus trabajos mediante paseos en contacto directo con la naturaleza. Según sus propias palabras él se limita a pasear...

Ha ejercido en él una considerable influencia la Teoría de la Relatividad de Einstein. También le interesan los escritos de Carlos Castaneda.

Considera de vital importancia encontrar el lugar apropiado para sí mismo y para las piedras del camino con las que realiza sus trabajos. No suele llevar ideas preconcebidas, se deja llevar por lo que encuentra a su paso, camina con los ojos y la mente muy abiertos y la mochila ligera. Es una actitud muy "yóguica", si bien afirma que él nunca ha practicado la meditación trascendental, el Zen, ni nada que se le parezca. Él mismo descubre que la verdad es la verdad para todos, y considera un elogio que se le pregunte si se dedica a tales prácticas. Así mismo se siente encantado de ver cómo existen tantos seres humanos que trabajan de modo parecido a como él lo hace, dibujando sobre la tierra, utilizando elementos naturales. No pretende dejar una huella indeleble en el mundo, es por eso que ha elegido dedicarse a un arte tan efímero.

Cuando realiza sus obras él se limita a reunir, a juntar las cosas (las piedras porque son fáciles de manejar) que encuentra, ordena la materia del mundo. ¿Qué es sino eso el propósito del mandala, restablecer el orden perdido, poner las cosas en su sitio, equilibrar? "El mandala sirve como propósito conservador, especialmente para restablecer el orden existente con anterioridad" (Jüng).
A Long le gusta mostrar su posición ante la realidad, o la vida, establecer su punto de vista. Considera su trabajo de ordenación como un microcosmos; el mandala representa, como se vio anteriormente, un nexo entre el micro y el macrocosmos. Alude al macrocosmos desde el microcosmos.

La mayor parte de sus obras las realiza al aire libre y son círculos, a veces sencillos y otras varios círculos uno dentro de otro; como ya se dijo anteriormente es el lugar el que le sugiere. Pero también realiza obras para galerías, grandes círculos en la pared donde puede verse la huella de sus manos, o rectángulos en el suelo. En algunos casos también aparece la espiral con un marcado carácter involutivo, y círculos con maderas o piedras. El material predilecto de Long son las piedras del camino.

Además de sus obras que son evidentemente circulares, la actitud general de Long en sus paseos y viajes, despreocupado, sin lastres, abierto a lo nuevo, a lo que la naturaleza le quiera ofrecer, recuerda mucho la actitud de un sannyasin (son personas que abandonan todas sus posesiones y durante un determinado período de tiempo se dan a la vida ascética, se dedican a viajar sin equipaje fluyendo con la vida, recibiendo lo que esta les da.)



Hablando objetivamente, no puede decirse que Robert Smithson y Richard Long hayan hecho mandalas con sus obras, no intencionadamente al menos, ya que en sus conciencias no existía tal concepto; ellos han hecho arte, el arte que les salía de dentro y era reflejado por los espacios en los que se miraban para ejecutar sus obras. Sin embargo, como se ha visto en las teorías de Jüng, esos arquetipos que son los mandalas subyacen en el inconsciente de todo ser humano y salen cuando la ocasión así lo requiere, cuando la ocasión así lo requiere, cuando el ambiente es propicio para ello o por el contrario es necesario que surjan a restablecer el orden perdido.


SWADHARMA
MA SAMBODHI AVATAR

Vistas: 199

Comentario

¡Tienes que ser miembro de SINCRO-DESTINO para agregar comentarios!

Únete a SINCRO-DESTINO

© 2014   Creada por ROBERTO TREVILLA BAZ.   Con tecnología de

Insignias  |  Informar un problema  |  Términos de servicio

//replace the old header with the new one headerElement.innerHTML = newHeaderHtml; //change the id as a simple way to remove all css attached to it headerElement.id = 'newheader';
Estadisticas web google3ea8999e560a6e67.html