Características de un Ecosistema Montañoso
Altitud, pendiente, cambios de temperatura y diversidad climática son algunas de las características de un ecosistema montañoso. Por ejemplo, al ascender a una montaña, la temperatura desciende un promedio de 0.5 grados centígrados por cada cien metros verticales.

ALTITUD
La altitud es una de las características principales que definen un ecosistema de montaña. A mayor altitud, menor presión atmosférica, mayor frío, menor concentración de oxígeno, menor humedad, menor protección contra la radiación solar, mayor velocidad del viento, mayor diferencia de temperatura tanto entre el día y la noche como al sol y a la sombra. Esto se traduce además en escasez de alimento para los animales.

PENDIENTE
Las pendientes son los desniveles propios que caracterizan los terrenos montañosos. Pueden presentar distintas formas: suaves y redondeados lomajes, abruptas o escarpadas paredes, filos rocosos y elevadas cumbres. Estas características hacen a las montañas tan diferentes de las tierras bajas y los valles.


CAMBIOS DE TEMPERATURA . Desde el punto de vista climático, elevarnos 100 metros en una montaña es comparable a recorrer unos 150 kilómetros en línea recta hacia el sur, suponiendo que nos hallemos en el hemisferio sur. Entonces, una gran montaña viene a representar una especie de "concentración" de las diferentes bandas climáticas latitudinales que se reconocen en el globo terrestre.

. Las variaciones de temperatura entre la noche y el día, y también al sol y a la sombra, son muy bruscas e intensas en la montaña. Algunas mediciones han registrado diferencias de 45° C en el mismo momento entre el sol y la sombra, a una altitud de 2.500 metros, y de 75° C a 4.400 msnm.

. Durante el día, la superficie del suelo y las rocas se calientan mucho, porque la ligera capa de aire deja pasar muy fácil los rayos solares. Por la noche, el intenso frío hace que las rocas se enfríen rápidamente. Estos cambios bruscos de temperatura son los que producen que las rocas se vayan rompiendo poco a poco, fenómeno conocido con el nombre de meteorización.

DIVERSIDAD CLIMATICA . El amplio espectro climático de una montaña se diversifica aún más debido a otros factores como la exposición solar de sus laderas (norte-sur) y las características de su relieve (barrancos, quebradas, valles, formaciones rocosas), lo que condiciona la existencia en ella de una enorme gama de microclimas, aptos para la vida de un rico abanico de plantas y animales con necesidades y preferencias específicas.
Resumen de Ecosistema Montañoso

Presión atmosférica: mientras menor es la presión, más "diluidos" son los gases que componen el aire, haciéndolo cada vez menos denso.

Más frío: a mayor altitud, los rayos solares cruzan una atmósfera cada vez más delgada y con una densidad tan escasa que el aire apenas se calienta.

Menor densidad del aire: cuando es poco denso, apenas retiene vapor de agua. Por esto, la humedad relativa del aire es baja y favorece la deshidratación de tejidos de los seres vivos.

Congelamiento del agua: el agua en estado líquido es escasa en las zonas altas de montaña porque está congelada. Esto produce una "sequía fisiológica" para los seres vivos.

El viento: alcanza grandes velocidades en las montañas debido al menor roce con la superficie terrestre, incrementando el efecto de la evaporación y provocando temperaturas aún más bajas.

Mayor radiación UV: la falta de humedad hace al aire más diáfano en altura, lo que da paso a mayor cantidad de radiación ultravioleta que en las zonas bajas. Por este motivo, es conveniente usar cremas y lentes protectores de sol en la cordillera.
Importancia del Suelo
El suelo es la superficie de contacto entre el mundo mineral y la biósfera, y representa la base de toda la vida terrestre. En el suelo crecen las plantas, que a su vez forman el primer eslabón de las cadenas tróficas.

. El suelo es una estructura viva y compleja, producida y mantenida por la interacción entre las rocas, el agua, el aire, la luz y los organismos vivos.

. La fracción sólida del suelo consta de elementos minerales (piedras, gravas, arenas, limos y arcillas) y orgánicos (organismos vivos y materia orgánica muerta).

. Los suelos no tienen una composición uniforme, sino que están estructurados en capas superpuestas. Normalmente se reconocen tres horizontes: C (roca madre), B (roca meteorizada) y A (roca meteorizada y materia orgánica). La capa en contacto con la atmósfera se denomina horizonte orgánico porque sobre él se van acumulando todo tipo de restos orgánicos: hojas, ramitas, plantas muertas, frutos caídos y cadáveres de animales grandes y pequeños.

. La acción de los organismos que viven en el suelo hace que las capas inferiores de este horizonte orgánico se descompongan lentamente hasta formar el "humus", en el que los restos son ya irreconocibles.

. El conjunto de la capa orgánica, que suele denominarse horizonte 0, es fundamental para el buen estado de los suelos, ya que amortigua el impacto que la lluvia, el pisoteo y otros factores erosivos ejercen sobre éstos. Además, es una importante zona de actividad biótica y favorece la retención del agua de lluvia.

. Sin embargo, para las plantas no es fácil vivir en la montaña, ya que los deshielos se llevan gran parte de la tierra y ellas deben saber crecer sobre rocas o afirmando sus raíces entre grietas

Los seres vivos deben superar bastantes dificultades para permanecer en el rico y diverso mundo de las cumbres. Animales y plantas viven contra todo pronóstico ante tanta hostilidad del medio físico montañoso.

. Las criaturas se especializan, desarrollan mecanismos de adaptación y estrategias de supervivencia frente al frío, las radiaciones, el viento, la desecación, la brevedad del período vegetativo, los aludes, la escasez de suelo fértil y la falta de alimento.

. A pesar de todo, la flora y fauna cordilleranas despliegan una increíble diversidad.

. Estas especies han desarrollado una gama de estrategias de subsistencia tan sutiles que, en muchas ocasiones, les permiten vivir sólo en estas precisas condiciones y no en otras.

. Otros seres vivos que en el pasado se distribuían en tierras bajas, se han refugiado en las alturas, debido a una pérdida de sus territorios ancestrales por causa de la ocupación humana.

. Especies que se encuentran en una misma distribución longitudinal varían su forma a mayor altitud, tomando características de menor altura o achaparramiento.

Del mismo modo que animales y plantas tienen su hábitat en las alturas cordilleranas, un gran número de comunidades humanas vive en las montañas y ha desarrollado actividades agropecuarias de subsistencia en los valles altos.

. Comunidades humanas han desarrollado a lo largo de los siglos estilos de vida particulares y exclusivos, tan distintos entre sí como lo son las rudas montañas en las que viven.

. En la mayor parte de las montañas, la historia de ocupación humana es tan antigua que ha modelado el paisaje.

. Buena parte de estas culturas tiene en común un elaborado manejo del medio montañoso como base de sus actividades agropecuarias de subsistencia. De ellas, el pastoreo ha sido la forma más utilizada de explotación de los terrenos altos.

. "En las grandes alturas de los Andes... siempre se encuentran testimonios evidentes de la existencia humana: restos de leña y carbón, utensilios de cobre, puntas de flechas y hasta pequeñas esculturas que atestiguan la predilección de los indios prehistóricos por la ascensión de las cumbres, indudablemente con algún objeto útil, con algún propósito de conveniencia pública" (Francisco José de San Román, 1896).

Etiquetas: CARACTERISTICAS, DE, ECOSISTEMA, MONTAÑOSO, UN

Vistas: 4759

© 2014   Creada por ROBERTO TREVILLA BAZ.   Con tecnología de

Insignias  |  Informar un problema  |  Términos de servicio

//replace the old header with the new one headerElement.innerHTML = newHeaderHtml; //change the id as a simple way to remove all css attached to it headerElement.id = 'newheader';
Estadisticas web google3ea8999e560a6e67.html