La práctica de la alquimia sexual.

La práctica de la alquimia sexual puede producir resultados muy deprisa. Tenemos que ser muy asiduos en la práctica, pues estamos construyendo un circuito psíquico en el cuerpo que necesita determinado tiempo para comenzar a formarse. Este proceso se suele llamar "construcción del cuerpo dorado de la luz".


Somos el centro de nuestro universo, todo está irradiando desde uno mismo. Al unirnos con nuestra pareja, activamos la energía Kundalini y nos hacemos uno con ella. Al hacer la respiración juntos, perdemos la identificación con el cuerpo físico individual para fundiros con el cuerpo cós­mico. Sólo existe una energía. Nuestros cuerpos "desaparecen" en este estado de conciencia.


Al margen de que ello ocurra inmediatamente o después de meses o de años, todo depende de que hagamos un esfuerzo sin esfuerzo. No lo debemos intentar con demasiado ímpetu, sino que hay que “jugar” con ello, dejarlo ir, permitir que se convierta en una celebración. No se trata de concentrarse uno en cualquier cosa, sino sencillamente en ser consciente de lo que es. Cuando nos concentramos restringimos nuestra consciencia, pero cuando vivimos con una atención completa, libre de ningún objeto en particular, nuestra consciencia se ensancha.


No debemos sentirnos obligados a realizar la práctica diariamente. Puede que despertemos demasiada energía, más de la conveniente. Hay que marcarse un ritmo y tomarse descansos si vemos oportuno. Quizás seria positivo centrarse en una sola práctica al mismo tiempo hasta que la conozcamos bien.


Es aconsejable realizar unas tres veces a la semana ejercitamiento físico, alternando ciclos de actividad y de descanso, de manera que surja el equilibrio. Son muy importantes los ejercicios de calentamiento físico para activar el sis­tema circulatorio y que éste energice la estructura física. Cuando comencemos a trabajar en niveles más sutiles, nos haremos más conscientes de lo que pasa dentro y alrededor de nosotros.


La realización de ciertas técnicas produce normalmente resultados predecibles. Es importante realizar sólo lo que resulte cómodo. No debe haber nada rígido en nuestra práctica. Existen técnicas para excitarnos y para calmarnos, para concentrar la mente, para cerrarla, para hacernos dinámicos e ir a zonas descono­cidas de la vida. Podemos investigar y elegir aquella que sea más apropiada en un preciso momento.


Trabajando de esta manera, cuando nos sentemos a meditar, podemos tener algunas experiencias un tanto especiales. Algo ocurre dentro de nuestra conciencia, algo se expande en ella... y en nuestra vida.
 

 "El Espíritu del Valle es inagotable... Extrae de él cuanto quieras, nunca se agota".

"No se puede administrar la gran cantidad de cuestiones del Cielo y la Tierra si no se acumula energía.

"Acumular energía significa absorber esencia, y absorber la esencia dobla el propio poder. Al doblar el propio poder, se adquiere una fuerza que no puede ser vencida por nada".

"Ni las mejores medicinas ni todos los buenos alimentos del mundo pueden ayudar a nadie a obtener salud y longevidad si no se conoce y se practica el Tao del Yin y el Yang".
 
 


 


La alquimia sexual es el conocimiento y la realización de técnicas prácticas que utilizan la poderosa energía de la pasión sexual para trasportarnos a un estado de conciencia superior o expandida. Para expandir la consciencia, para darnos cuenta de lo que hay más allá de las apariencias, utilizamos los cinco sentidos hasta su límite para después continuar más allá de ese límite.


Estos conocimientos son muy antiguos en este planeta, aunque haya sido revelado solamente a unos pocos y selectos iniciados de las órdenes místicas. Las antiguas civili­zaciones de la India, de la Atlántida y de Egipto —y por supuesto todas las culturas desarrolladas— practicaron alguna forma de alquimia sexual. Los indios americanos también, como lo hicieron San Pablo y Jesús. Sin embargo, estos conocimientos desaparecieron en la edad oscura.


Es necesario saber que una de las razones por las cuales el conocimiento de la alquimia sexual se mantuvo en secreto a través de los tiempos es porque la mayoría de las personas no están preparadas para realizarla y alcanzar la unificación de conciencia. Casi todos los seres humanos de todas las épocas, incluida la actual, padecemos de algún tipo de neurosis y nos encon­tramos fragmentados entre las partes de nosotros mismos que aceptamos y las que rechazamos.


La práctica de la alquimia sexual amplificará cualquier cosa que esté sucediendo. Si te sientes en paz, tu paz se convertirá en gracia. Si estás inquieto, tu inquietud irá en aumento hasta que surja en la mente consciente y se resuelva. Ésta es la razón por la cual estos conocimientos no se han difundido abiertamente.


Cuando los contenidos subconscientes comiencen a aflorar, en ocasiones se necesita a alguien que haya andado el camino y sepa lo que está ocurriendo. Uno ha de ser su propio maestro, aunque si todo se hace demasiado intenso, es mejor que busques un buen terapeuta. Sobre todo, no trates de evitar los elementos reprimidos según aparezcan, por muy dolorosos que resulten. Estas técnicas son algunos de los más poderosos avances jamás realizados para agitar el mundo subconsciente y forzar a las memorias pasa­das para que se hagan conscientes. Si te niegas a enfrentarte a ellas, puedes dar lugar a un intenso conflicto psicológico. Te encontrarás frente a un peligro real de desencadenar un proceso psicótico. Estamos tratando con un conocimiento y unas técnicas muy poderosas y unas energías muy potentes que deben ser manejadas con gran respeto.


Sin embargo, ha llegado el momento en que este conocimiento debe salir de las escuelas de misterio secretas y ponerse al alcance de todo aquel que desee escucharlo. La hora de la cautela ha pasado. A menos que la humanidad sea capaz de dar un gran salto en la evolución de la conciencia en el inmediato próximo futuro, la vida en este planeta se encontrará en grave riesgo. Toma el conocimiento y utilízalo. Conviértete en un faro en la oscuridad.

Expandir la consciencia: la iluminación.


 

El ser humano existe en unidad con Dios y con el universo. La última esencia del ser humano es esa Inteligencia Universal o Consciencia que sustenta la vida en este universo. El problema fundamental del ser humano se encuentra en que ha olvidado su auténtica naturaleza, se ha visto confundido en la ilusión de ser un individuo aislado que lucha por el reconocimiento de su individualidad, por su satisfacción y progreso.


El ser humano se siente separado, alienado, y extraño a su mundo debido exclusivamente a haber perdido el conocimiento de su realidad esencial. La iluminación es sencillamente elevarse por encima del limitado concepto que tiene de sí mismo, volviendo a esa unidad básica en la que siempre ha estado. Vivir espiritualmente es vivir consciente de la propia luz interior.


Por tanto, la solución para salir del estado de ignorancia y de sufrimiento en el que uno se encuentra no está en aprender determinados conocimientos o en alcanzar algo en especial. La solución del problema está en la sencillez de percibir la realidad, la verdad tal como es, sin ninguna distorsión, y obrar adecuadamente.


Viviendo con un estado más elevado de conciencia percibimos de una manera más perfecta el medio en el que nos desenvolvemos, apreciamos mucho mejor el Universo que habitamos y nuestra posición en él.


El problema fundamental del ser humano es un problema de percepción. Nuestra capacidad para percibir depende de la sensibilidad de nuestro organismo. Existen conocimientos y técnicas para operar sobre las energías innatas de nuestro organismo, ampliar la capacidad de sus funciones y permitir que la conciencia se expanda.


La iluminación es el retorno al origen que nos creó, haciéndonos conscientes de la fuente de la energía y convirtiéndonos en uno con ella. Una vez que el ser humano contacta con esta energía y renace ese estado de conciencia ampliado, nunca vuelve a ser el mismo otra vez.

Una dificultad para la práctica.

 

Para el practicante occidental, un grave obstáculo que hay que tratar es la convicción, profundamente enraizada, de que la sexualidad es algo malo y degradante. Aunque ello pueda ser cierto en para alguien que no sepa lo que es amor, se trata de una actitud de la que hay que ser consciente para poder practicar la sexualidad trascendente. Si aquellos en quien más confiamos nos han dicho toda la vida que debemos elegir entre ser espiritual o sexual, amar a Dios o a la carne, descubrir que esta elección no es necesaria puede significar una gran liberación.

Casi todas las sectas y religiones miran con desconfianza todo lo relacionado con esta clase de sexualidad superior, pues en ella se utiliza la unión sexual como vehículo para la ensanchar la consciencia. Esto ha forzado a las personas que poseían estos conocimientos a preservarlos escondidos y mantener sus técnicas en secreto durante cientos de años.

Debido a las muchas fuerzas que tratan de inhibir las expresiones sexuales, se necesita mucho coraje y mucha dedicación para tener este punto de vista de la sexualidad. Aunque de hecho, a las personas autoritarias nunca les será posible liberarse mediante la represión de su impulso sexual. El tratar de suprimir el sexo crea una obsesión. En nuestra sociedad nos asusta penetrar en la sexualidad, y esa energía sin expresar se convierte en neurosis y violencia. Ella nos esclaviza, a pesar de que no nos permitirnos disfrutarla el hambre sexual jamás se satisface. El verdadero celibato sólo puede realizarse cuando el ser humano posee una verdadera experiencia sexual; sólo entonces, en un estado profundo de amor, trasciende la sexualidad.

El amor es la verdadera esencia del ser humano y, sin embargo, muy pocas veces se manifiesta. La civilización ha prohibido la expresión del amor al condenar la sexualidad. El ser humano espiritual debe romper el molde y desafiar ese precepto ético, porque el sexo es el camino por el que llegamos a conocer el amor.

El amor es energía sexual transformada. Para conocer la verdad elemental del amor, tenemos primero que conocer y aceptar la divinidad del sexo, y aprender a respetarlo a través de los sentidos, a través de nuestro propio cuerpo físico. Cuanto más aceptemos el sexo, más libre nos veremos de él. La aceptación total y entrega consciente a las energías naturales nos encamina hacia las más sublimes experiencias.

La trascendencia a través del sexo.

Los conocimientos de la alquimia sexual enseñan a explorar todos los aspectos de la conciencia, a desarrollarla expandiendo los cinco sentidos mediante el des­pertar de las incontables células cerebrales que permanecen dormidas. Con estos conocimientos se aprende a trasformar los diferentes planos del ser.


La alquimia sexual no es una licencia para el desenfreno ya que su práctica requiere una gran disciplina. Sus métodos utilizan las más poderosas energías que conocemos, la energía sexual, para penetrar en los reinos espirituales.


La unión sexual prolongada produce una gran sensibilidad en los cuerpos y en las energías de los aman­tes, dentro y fuera de ellos. Más que evadirse de las "ilusiones" de la existencia física, lo que hacen estas personas superiores es penetrar totalmente en la dimensión física. Ejerciendo la conciencia en ese nivel físico, pueden expandirla al siguiente y continuar el camino del éxtasis hasta los niveles más altos de la perfección humana.


El ser humano superior “toca” en su interior a la Madre de la Creación y sabe que el retorno a la Matriz Cósmica será su última iniciación. Este tipo superior de ser humano transforma su energía con métodos naturales positivos y gozosos. Cada acto sexual es para él una práctica espiritual, es sexualidad en un contexto espiritual.
  

 Vivir en un suave orgasmo.


La alquimia sexual es un sistema de técnicas que utilizamos para mover conscientemente la energía a través del cuerpo. Aquí no hay ningún sistema de creencias, sólo un camino de acción que produce inmediatos y poderosos resultados, predecibles, repetibles y verificables. Funciona en todos los niveles de la vida de una persona, fortaleciendo su cuerpo, calmando las emociones, mejorando los procesos de pensamiento y conduciendo a un equilibrio que pueda abrir las puertas de la percepción espiritual.


Aquí se aprende a dirigir y trasladar la energía a través de los caminos astrales del cuerpo con objeto de vigorizar todo el ser y de producir un profundo estado expandido de conciencia. Con ese fin se utiliza un proceso de "alquimia interna" para magnetizar la médula espinal, literalmente atrayendo la energía etérica al fluido cerebroespinal y alterando sus propiedades eléctricas. Éste es el secreto de la regeneración a través del "fuego cósmico".


Las técnicas de respirar y meditar limpian y desbloquean el canal sutil que existe entre el cóccix -la reserva sacra del fluido cerebroespinal- y la cavidad craneal. A continuación, el fluido eléctricamente cargado -también llamado Shakti, fuego cósmico, o Kundalini- inunda los despejados canales del cere­bro de energía cósmica. Esto activa el tercer ojo, el asiento de la conciencia individual, el cual estimula a su vez las glándulas pineal y pituitaria, eslabones directos hacia la conciencia cós­mica. Este proceso transforma todo el sistema nervioso, por lo tanto, los sentidos se expanden y se produce un continuo y ligero orgasmo a lo largo del sistema nervioso central que conduce al estado de iluminación o conciencia cósmica.

La utilización creativa de la energía sexual.


La práctica ordinaria de la unión sexual y de la experiencia del orgasmo desaprovecha la energía de la vida. Los fluidos que están destinados a la procreación llevan la más condensada y poderosa energía que pueda estar disponible a nuestro alcance. La experiencia sexual "normal" occidental está totalmente encaminada a arrojar esa energía fuera del cuerpo, dejando a los amantes agotados y extenuados.


Pero si se lleva a cabo una determinada práctica, que ha permanecido secreta a lo largo de los siglos, la que muchos han llamado “la respiración cósmica”, la fuerza vital que se encuentra en el esperma y en !as secreciones vaginales puede ser extraída, distribuida y almacenada en el cuerpo, revitalizando y rejuveneciendo el sistema, y puede ser proyectada al cerebro para despertar las dormidas potencialidades.


Realizando adecuadamente esta técnica sexual se pueden utilizar las secreciones sexuales de los cuerpos. Por medio de esta práctica, a través de diversas posiciones sexuales, se pueden extraer los líquidos filtrados, ricos en hormonas de la sangre, por medio del ordeño psíquico de la humedad vaginal y del semen, atrayendo las energías que dan vida al sistema cerebroespinal.


Una vez que esa energía se extrae se puede experimentar el orgasmo sin perder ninguna fuerza vital.

La utilización de la energía del orgasmo.

 

La base del deseo sexual y de su efímera satisfacción es el éxtasis del orgasmo, la más intensa experiencia que se pueda tener. En ese momento uno experimenta la unión con el amado. No existe la separación, no existe el "yo" como parte separada del "tú". En ese momento alcanzamos un estado en el que se realiza la unión entre la conciencia individual y la cósmica. Oleada tras oleada de amor y paz se infunden en la conciencia. El ego, siempre anhelando, se funde con el flujo de la energía cósmica al ser sumergido en su eterno e intenso placer.


Esta experiencia está al alcance de todos, y para muchos será la única experiencia mística que jamás tendrán. Esta visión momentánea deja al ser humano con una profunda ansia de repe­tirla, no solamente por la satisfacción sexual que le aporta, sino por la ver­dad que le revela, porque en ese momento recuerda lo que realmente es.


Con el conocimiento adecuado se puede extender el climax a lo largo de muchos minutos. Existe un sistema de técnicas que sirven para prolongar el orgasmo, de manera que se llegue a experi­mentar la Conciencia Unitaria. El estado de iluminación ha sido descrito como un orgasmo permanente. Una vez que se aprende a alcanzar este estado de meditación, el sexo no resul­ta ya una necesidad imperiosa.


En el orgasmo se está unido con uno mismo, con la pare­ja, con toda la creación, con Dios. No existe el tiempo, ni el pasado ni el futuro, sólo una presencia total en el eterno ahora. La respiración se calma y la mente se vacía. Y de este vacío nos llega un profundo amor, el gozo divino y la gracia iluminadora.
  

 Las técnicas de la alquimia sexual.

Las técnicas o prácticas que se realizan en la ciencia de la alquimia sexual tratan sobre los siguientes aspectos:

- Posturas para limpiar y purificar el cuerpo físico.

- Técnicas de respiración para expandir la conciencia.

- Meditaciones para equilibrarse uno consigo mismo y con la corriente de energía Divina.

- Sonidos trascendentes que resuenan en el cuerpo.

- Manifestaciones visuales de mantras.

- Movimientos y gestos que activan las corrientes del cuerpo.

- Nudos de energía para conservar y mover las energías sutiles.

- Unión sexual.

Las prácticas que se clasifican en estos apartados son complementarias y sinérgicas. Unos dispositivos mecánicos muy simples proporcionan energía al cuerpo y la conducen a donde es necesaria. De la comida obtenemos una parte mínima de energía, obtenemos más energía respirando la fuerza vital. La energía más poderosa que podemos utilizar es aquella que proviene de la unión sexual. La práctica de los diversos ejercicios que pertenecen a esta clasificación mantendrá nuestra energía en un nivel óptimo y nos llevará pronto a una ex­pansión de la conciencia.

Un objetivo importante de este trabajo es la construcción de una reserva psíquica de energía. El lugar donde se encuentra este almacén es el centro situado en el ombligo o plexo solar. Debemos aprender a generar energía en ese punto porque ésa es la manera en que evolucionaremos. Esta energía comienza en el lugar del ombligo aproximadamente y realiza su camino hasta la parte superior de la cabeza, en donde activa muchas células cerebrales dormidas -neuronas. Este flujo de energía que pasa por el cerebro cere­bro crea un estado expandido de conciencia. Eso es lo que realmente ocurre en la expansión cerebro/mente.

Esa reserva de energía también estimula las glándulas sexuales, las cuales son la llave que conduce a estados superio­res de conciencia. Si las glándulas sexuales no son fuertes y no funcionan al nivel óptimo, nuestra energía se agotará pronto. Los ejercicios también tienen como objetivo fortalecer estas glándulas.

En cada movimiento que realizamos, la espina dorsal se estira y se afloja, y cuando el fluido medular comienza a “burbujear” se puede sentir el cosquilleo eléctrico subiendo y bajan­do por la columna vertebral. Debemos aflojar la pelvis y soltar la espalda, y hacer que toda esta parte del cuerpo se encuentre relajada y flexible para que la energía pueda fluir desde el sacro. Todos los ejercicios que realizamos contribuyen a ello. Todo se origina en la base de la espina dorsal.

El objetivo de estas técnicas y ejercicios es elevarnos a un estado cada vez más elevado de sensibilidad, en el que cada nervio de nuestro cuerpo comienza a vibrar en una frecuencia más alta. Esto se debe a un incremento de la circulación de la sangre y de otros fluidos.

Cualquier explicación esotérica se puede explicar en un nivel físico. No se trata de “desvelar” misterios, pues estamos intentando quitar el misterio del misticismo. Todo esto que te estamos explicando es una verdadera tecnología.

Estas corrientes de energía pueden darnos paso a todos los niveles de conciencia. Una vez hayamos comprendido el secreto del cuerpo entenderemos el del universo. Todo está contenido dentro de uno mismo, somos una réplica exacta del cosmos. Como arriba, es abajo.

Las técnicas que se encuentran en esta Web son solamente introduc­torias, y preparan al estudiante para trabajos más avanzados. Pero incluso estas primeras prácticas son extremada­mente poderosas. Los maestros desarrollaron estas técnicas para darnos una indicación de lo que podemos hacer con ellas. Son exactamente un lugar de comienzo con un objetivo que realizar, y no un fin en sí mis­mas.

Pero quizás los más importantes que todas las prácticas que aquí se encuentran son una preparación para la respiración cósmica.

Resultados de la alquimia sexual.

 

1. Rejuvenecimiento.


La regeneración de los órganos vitales y la revitalización de las glándulas sexuales son unos factores sumamente importantes en el crecimiento espiri­tual. Cualquiera que realice la alquimia sexual se dará cuenta de que el proceso de envejecimiento se hace más lento. Los resultados se observan claramente. Hazte una fotografía, practica la alquimia sexual, acompañándolas de posturas específicas encaminadas al rejuvenecimiento durante una semana, y después hazte otra fotografía. Te llevarás una sorpresa.


 

2. Clarividencia.


Esta emerge naturalmente cuando comiences a estimular los chakras del cerebro. No necesitas ningún aprendizaje psíquico. El tercer ojo se abre espontá­neamente.


 

3. Profundización en la relación.


Aprende­rás a conectar con tu pareja en todos los niveles. Para aquellos cuyo matrimonio ha degenerado y se ha convertido en un asunto de ganar dinero y educar niños, existe una esperanza de que resurja el dinamismo sexual que les hizo unirse en un principio.


 

4. Psicoterapia.


Se produce espontáneamente, libe­rándose uno de fobias, neurosis, resentimientos y miedos, y también de los insultos o programaciones negativas de los que haya podido ser víctima uno en el pasado y que continúan mermando la energía y limitando la actividad. Expandir la conciencia, siendo uno cada vez más consciente y obrando más adecuadamente, es la única terapia que funciona realmente.


 

5. Conocimiento de los sueños.


Por la noche, cuando te duermes, abandonas el cuerpo físico. Atraviesas muchas dimensiones. Una de ellas es el estado de sueño. No necesitas intentar salir de tu cuerpo, pues ello ocurre automática­mente. Existen prácticas que pueden sacarte fuera del cuerpo sin perder la consciencia de lo que está ocurriendo.


Algunas de ellas te llevan a un estado que se encuentra entre la vigilia y el sueño. Llegarás a un punto en te encuentres durmiendo pero al mismo tiempo completamen­te despierto, y la calidad de tus sueños cambiará. Descubrirás una nueva intensidad y un nuevo sentido en tus sueños. Duerme diariamente para aprovechar a fondo la enseñan­za y la limpieza que se produce en él.


 

6. Desprogramación del subconsciente.


Mientras que hablar de disolver el ego es fácil, llevarlo a cabo es bastante más difícil. El ego está soportado por la mente subconsciente, que está programada para no ser alterada. Muchos maestros bien intencionados nos apremian para que repi­tamos interminables reafirmaciones con objeto de cambiar nuestra conducta subconsciente, sin embargo, las afirmacio­nes son solamente charlas de la mente consciente hablándose a sí misma. No se puede alcanzar el subconsciente de esa manera.


La hipnosis proclama comunicar con el subconsciente induciendo un estado de trance que suspenda la mente cons­ciente. El hipnotizador trata de limitar tu campo de percepción hasta que solamente escuches su voz. Sus sugestiones tendrán ciertos efectos, sin embargo, no durarán mucho. La limitación más importante consiste en que eliminará la causa del proble­ma. Te puede sugestionar que ya no sientes la compulsión de comer y conseguir que se normalice tu conducta, pero con este sistema, cada intento de resolver un problema de actitud se convierte en el principio de otro problema, quizás mayor, y cual­quier conflicto que origine la compulsión seguirá sin resolver. Encontrará otra vía de escape, probablemente una más sutil y difícil de tratar.


Los trances inducidos por hipnosis te llevarán a las puertas de la meditación. Muchas de las llamadas técnicas de medita­ción son realmente ejercicios de hipnosis. Sólo la verdadera meditación te permitirá que se desprograme tu computador mental y desintegrar la causa de cualquier conflicto.


Aprovecha el tiempo, pues la muerte está siempre cerca y ésta termina con el tiempo del que podemos disponer. Conoce y realiza la alquimia, ensancha esa consciencia tan estrechada que ejerces, se consciente y obra apropiadamente en todas las circunstancias y disipa el conflicto y el sufrimiento.

 
De la dualidad a la Unidad.

Existe un conocimiento que nos dice cómo articular los principios masculinos y femeninos dentro del cuerpo humano. La realidad es una, pero nosotros la percibimos como dualidad. Cada cosa tiene su opuesto, y esa dualidad es sexual. Sólo podemos retornar a la Unidad trascendiendo esa dualidad.

Este conocimiento nos habla de un movimiento de las energías sexuales a través del cuerpo y de la mente con el objetivo de alcanzar el equilibrio entre los aspectos masculino y femenino del ser humano.

En este sentido podemos encontrar una técnica que enseña una forma autorrelación sexual y también otra que explica la conducción consciente de las fuerzas sexuales entre los dos miembros de la pareja, que mezcla las energías del hombre y de la mujer por medio de una alquimia interna.

Las dos técnicas conducen a la misma iluminación, tanto para la persona que practica en solitario como la que lo hace en pareja. Aunque, la persona que se ejercita en pareja avanza más deprisa hacia la iluminación, pues la conexión de su energía con la de su pareja acelera el progreso.

Para equilibrar las energías femeninas y masculinas hay que estar en el cielo y en la tierra simultáneamente. Uno debe sentirse bien enraizado en la Tierra, aunque al mismo tiempo uno se sienta en el mundo del espíritu, en la misma fuente cósmica.

La unidad de los opuestos.


Vivimos en el mundo de la dualidad. La estructura de todas las formas de vida y los procesos de la mente y del cuerpo, todos, tienen sus aspectos femeninos y masculinos, opuestos y complementarios. Ésta es la Obra Divina ya que todas estas partes actúan y danzan entre sí representando el drama de lo incompleto buscando su realización como algo completo. Esta pola­ridad establece una tremenda fuerza en el universo. Sin embargo, la dualidad es la fuente de todos los sufrimientos, ya que el senti­miento de partición es muy doloroso.


La alquimia sexual es la manera de entretejer lo femenino y masculino, las energías positivas y negativas, para retornar a la unidad universal vibrando como una unidad. La mitología hidú personifica el aspecto masculino como Shiva, que mora encima de la corona de la cabeza, y el femenino como Shakti, durmiendo en la base de la columna vertebral y simbolizada como una serpiente, Kundalini. Mediante un gran esfuerzo, Shakti debe despertar y realizar el arduo camino de subida por la columna. Cuando finalmente se reúna con Shiva, vivirán para siempre en un estado de bea­titud trascendente. Solamente a través de la mujer puede el hombre alcanzar la iluminación, ya que ella, la energía femenina, simbolizada por la Madre Divina, representa el principio dinámico de la Vida. Como en todas las mitologías, estas historias y deidades sólo simbolizan aspectos de la naturaleza humana y no deben ser tomadas literalmente.


Nuestra cultura reverencia la energía masculina. La tecnología informática, el desmoronamiento de la vida familiar, el aumento de profesiones técnicas abstractas, la polución de la Tierra, toda esta civilización muestra el dominio de lo masculino y el conformismo de los principios femeninos. Las mujeres que buscan su reconocimiento suelen actuar simplemente más como varones que como lo que son, pues abandonan el poder de su energía femenina. Esto no ha hecho más que empeorar las cosas. Esta cultura está enferma, y sus energías están tremendamente desequilibradas.


Pero no es sencilla la solución. Realizar la alquimia sexual, trabajar con altos niveles de energía sin un motivo espiritual es muy peligroso. Los seres humanos necesitamos urgentemente vivir espiritualmente, ser conscientes y obrar adecuadamente, y a través de esta calidad del vivir desarrollar el conocimiento alquímico.
 

 La dualidad en las relaciones.

 


El ser humano es una mezcolanza de rasgos femeninos y masculinos. En las relaciones sexuales buscamos realizarnos mutuamente eligiendo una pareja con la que poder complementar nuestras mutuas energías.


De nuestra pareja podemos aprender a manifestar los propios aspectos latentes. Después de muchos años de matrimonio algunas parejas se parecen y actúan de la misma manera –y esto es positivo cuando es una forma apropiada de obrar. Se han tomado uno a otro sus características y encontrado en un punto medio entre los polos extremos.


A continuación exponemos las características básicas de las diferentes energías.

 CONTINUA...DESCARGA EL LIBRO PINCHANDO...

PRACTICA%20DE%20LA%20ALQUIMIA%20SEXUAL.docx

Etiquetas: ALQUIMIA, SEXUAL

Vistas: 10539

Archivos adjuntos:

Respuestas a esta discusión

GTACIAS

muchas gracias por tan valiosa informacion

 

Om Ta Sat

Hola Ana ! Me parece muy bonita la perspectiva de la sexualidad, como actividad transmutadora y de avance espiritual. me gustaría saber de sitios donde se puedan seguir estas enseñanzas. Aquí en España existen ? me puedes informar ? Lo pedes dejar aquí ó mi correo   vicein @ hotmail.es            Bueno Ana hasta pronto. Un abrazo!

GRACIAS POR TAN INTERESANTE EXPLICACIÓN. 

 Generosa información. Quién o dónde enseñan estas prácticas?Gracias

EXCELENTE MATERIAL

GRACIAS

CECILIA

Gracias por tan valiosa informacion que esperaba encontrarla desde hace cierto tiempo para corroborar cierta expereincias personales

Reinasol

 

ANA POR ESTA INFORMACION. BENDICIONES.

RSS

© 2014   Creada por ROBERTO TREVILLA BAZ.   Con tecnología de

Insignias  |  Informar un problema  |  Términos de servicio

//replace the old header with the new one headerElement.innerHTML = newHeaderHtml; //change the id as a simple way to remove all css attached to it headerElement.id = 'newheader';
Estadisticas web google3ea8999e560a6e67.html